A través de los años y de la experiencia de haber ejercido la administración de negocios y empresas agropecuarias, de haber participado en actividades con grupos CREA y AAPRESID, y de haberse vinculado con una gran cantidad de empresarios, A&T desarrolló una forma diferente de administrar. Una forma que es posible ofrecer al medio. El servicio está dirigido a propietarios de campos o negocios agropecuarios que necesitan una administración más profesional o a administradores de empresas propias o de terceros que requieren de un apoyo en su gestión diaria.

Gabriel Tellería, Director de A&T, explica que en la actualidad ser un administrador exitoso es más complicado porque tiene que destinarle mucho más tiempo que antes, ya que hay muchas mas variables que atender.

“Hoy un buen administrador debe saber qué pasa en el mundo, mantenerse permanentemente informado e interpretar cómo los acontecimientos impactan en los mercados”, comenta Gabriel.

A todo esto, el empresario suma como punto de análisis el efecto invernadero, que está produciendo una gran incertidumbre climática y se caracteriza por una mayor frecuencia de efectos climáticos negativos, lo cual trae como consecuencia un aumento en la exposición al riesgo y, por consiguiente, una mayor atención y tiempo dedicado a la negociación para los seguros agrícolas por parte del administrador.

Otro tema no menor a tener en cuenta por parte de los administradores es la gestión de los datos generados por el propio negocio y su posterior análisis para la toma de decisiones.

“Se maneja mucha cantidad de datos dentro de una administración. Transformarlos en información es realmente muy valioso. Para que el administrador deje de emplear miles de planillas de Excel y que el análisis le lleve menos tiempo, es conveniente que utilice un sistema administrativo contable. En A&T, hace más de 8 años decidimos trabajar con el software Albor Agro que permite canalizar, procesar y transformar los datos en información. Información tanto para el contador y sus declaraciones juradas como también para la toma de decisiones”, comenta el director.

Por otro lado, el contexto político y económico argentino hace que tenga que planificar en una economía con un elevado nivel de incertidumbre y con cambios permanentes. Esto lo obliga a pensar en variadas estrategias tejiendo redes de contención y de cobertura, frente a las diferentes posibilidades que pueden surgir.

Gabriel resalta que dentro de las preocupaciones que hoy el administrador tiene en su cabeza, el tema del año es el financiero y los administradores tienen que tenerlo muy presente.

Por un lado, explica que las empresas se encuentran frente a una menor liquidez a pesar de los buenos resultados productivos. Los presupuestos 14/15 indican que a moneda constante se necesita más capital de trabajo que para la campaña anterior. Esto determina que se incremente el número de empresas que requieren apoyo crediticio para poder trabajar. A esta situación, se suma que hoy la financiación es escasa y cara. Por lo cual, el administrador tiene que armar un plan estratégico de cómo manejar ese déficit financiero tratando de no incrementar en forma significativa la exposición al riesgo de la empresa.

Por otro lado, Gabriel comenta:

“Frente a una economía en la cual hay una fuerte inflación y una discrecionalidad por parte del Gobierno del manejo del tipo de cambio, los administradores deben manejar correctamente las finanzas”.

Para el Director, esto hace que tengan que hacer un control muy fino de los gastos y de la conveniencia de cuándo hacerlos, para no tener que salir a malvender los bienes de cambio o venderlos antes de tiempo.

Indudablemente el administrador que contemple todos los puntos anteriormente mencionados no existe, habrá alguno en el medio pero no es común encontrarlo.

“Todos tenemos nuestros puntos flojos o simplemente el tiempo no nos alcanza. En el caso de A&T, la forma de suplir estos puntos débiles fue armar un equipo profesional dividido en grupos de trabajo que se apoyan y complementan. Si bien para el cliente la administración tiene una cara visible, detrás de esa persona, hay un equipo interdisciplinario pensando y trabajando. Justamente, la suma de todas las partes es lo que nos acerca a una administración más acorde a las exigencias de la época que nos toca vivir. Esto nos permite ofrecer un servicio diferente a lo que normalmente es el administrador tradicional dentro del sector agropecuario”, expresa Gabriel.

El empresario concluye:si los administradores tuvieran un apoyo en aquellos aspectos que no alcanzan a manejar correctamente, sus resultados podrían ser mejores. Y eso es justamente lo que nosotros les ofrecemos; un apoyo en sus puntos flojos a través de las herramientas de trabajo y de gestión que hoy utiliza nuestra empresa en sus administraciones, con el fin último de obtener mejores resultados”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *