Silvio Acquarone, propietario de Agro 2000 SRL, cuenta su mirada como proveedor de insumos sobre una de las problemáticas que hoy más preocupa a los productores agropecuarios: malezas difíciles y/o resistentes.

Es una preocupación en aumento desde aproximadamente 6 años, con un agravamiento de la situación  en las últimas dos campañas agrícolas. Se nota tanto en la intranquilidad de los productores y en la demanda de herbicidas, como en el estado visual de los lotes y en los inconvenientes al cosechar, que se reflejan en el rinde y en el producto final. Esto trae aparejado un aumento en los costos por hectárea y sobre todo en la rentabilidad, ya que a veces hasta habiendo realizado varias aplicaciones y con mezcla de principios activos, los lotes quedan enmalezados generando todos los problemas descriptos. Considero que todo esto se va a agravar en el futuro.

Cuando un productor se acerca a Agro 2000, diferenciamos 3 clases de usuarios o consumidores:

  1. Los que están asesorados y ya vienen con una recomendación técnica acorde a la maleza, la época, la rotación, la aplicación secuencial o no, a la mezcla de principios activos, coadyuvantes, variedades de semillas, etc. Estos son los que logran los mejores controles llegando a la cosecha con cultivos muy limpios o casi limpios, ya que hay algunas malezas que exigen al final trabajo humano para su erradicación, como por ejemplo Yuyo Colorado.
  2. Después podemos encontrarnos con los que no están asesorados y buscan en el boca a boca, en Internet o en nuestra recomendación la solución para el manejo de herbicidas y de rotaciones de cultivos. No logran un buen control o dependen de la suerte de la aplicación o de cuáles sean las malezas más resistentes y/o tolerantes en sus lotes. Nosotros podemos hacer sugerencias, pero no estamos presentes en el campo para monitorear la situación.
  3. Y finalmente, están los que recién se enteran de la gravedad de la problemática y/o no hacen rotación, no gastan en herbicidas ni saben qué maleza tienen, etc. Estos últimos están condenados al fracaso productivo, si no reaccionan a tiempo.

El asesoramiento para este problema es vital e imprescindible y la renta de cada productor va a depender de ello. Hay campos que se van a tornar casi insembrables si no se toman medidas urgentes. A modo de ejemplo, en Estados Unidos, hubo zonas en las que quedaron campos sin sembrar por malezas resistentes.

Este año, hubo un marcado aumento en las ventas de herbicidas, ya que algunos años atrás se usaba Glifosato, 2,4d, Dicamba, Atrazina y algunos productos más. En la actualidad, la paleta se ha ampliado totalmente. Se reincorporaron productos que tienen principios activos más antiguos, hay algunas drogas más modernas, y los fabricantes están totalmente abocados a encontrar nuevas moléculas o mezclas para paliar la difícil situación. Hoy tenemos una amplia gama de productos, marcas y principios activos ya que el productor nos demanda una lista de ellos, cuando antes era Glifosato, algo más y asunto solucionado.

La naturaleza se revela contra la sistematización y la rutina, por lo que nos va a demandar más estudio, investigación y asesoramiento para poder seguir produciendo. Día a día  comentamos con mi socio que no entendemos cómo productores del año 2015, con todo el dinero que invierten en maquinarias, insumos, semillas, etc. no están asesorados, ya que consideran a esto como un gasto y no como una inversión, cometiendo un error que les puede costar que sus tierras se vuelvan casi improductivas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *