A&T comenzó con su primer fondo de inversión agrícola, San Bartolomé, hace casi 2 décadas en Argentina.

Entre el 2000 y 2008, la agricultura argentina vivió un período exitoso porque el mundo encontró a los agricultores argentinos produciendo lo que necesitaba: comoditties. En el 2008, cambió la situación como producto de las retenciones y de las políticas del Estado Nacional en contra del sector agropecuario, y también se alteró la situación mundial y el clima.

Afortunadamente, para ese entonces A&T ya había pisado suelo uruguayo y el negocio de allá funcionó como amortiguador, lo que evitó que se perdiera dinero.

Uruguay tiene una zona reducida agrícolamente apta para tener éxito asegurado, que se ubica en el oeste, centro y centro-sud. A&T ha logrado conseguir buenos campos en dicha zona con arreglos razonables, lo que le ha permitido obtener resultados siempre positivos. La empresa considera que el negocio uruguayo es seguro y parejo, pero siempre teniendo en cuenta que no es conveniente crecer en las zonas de riesgo.

Uno de los responsables de este negocio y socio fundador de A&T, Luis Artigue, comenta que la Argentina tiene un mayor potencial agrícola que Uruguay por su nivel de suelo, clima y extensión; y su techo de producción es mucho más alto, lo que los lleva a seguir apostando en Argentina.

Puntualmente, en esta campaña, A&T decidió colocar el 30% del capital en Argentina y el 70% restante en Uruguay. Su objetivo es seguir creciendo en ambos lugares.

¿Se puede seguir confiando en este negocio?

Esta es una respuesta que varía según el caso. Hay fondos de inversión que en estos años abiertamente han perdido dinero, y en el caso de A&T, nunca les sucedió, incluso en los años de seca severa.

Completamente se puede seguir confiando. El resultado promedio en pesos de nuestro fondo de inversión agrícola es del 33% en las últimas 13 campañas y del 30,3% en los últimos 4 años, lo cual demuestra la estabilidad lograda en el negocio.”

La ventaja competitiva de ser locales

Hace más de 10 años que A&T compite en el mercado con un valor agregado en su negocio que es la posibilidad de poder invertir en Uruguay.Varios especialistas del mundo agropecuario hablan del concepto de “localía” y concuerdan en que “ser local” es sumamente importante a la hora de desarrollar un negocio.

A falta de alternativas de inversión en el mundo, superar la inflación, es decir conservar el capital y ganar un poco de dinero, pasó a ser toda una meta. “Cuando uno mira alrededor piensa: ¿Cuántos negocios hay que me permitan superar la inflación y ganar algo de dinero? Y nos encontramos con que hay pocos”, expresa Luis. Como el margen de ganancia es poco, todo pasa a ser importante. Y uno de esos factores cruciales es la localía.

“La localía siempre fue un punto importante a tener en cuenta para el desarrollo de un fondo de inversión agrícola, pero como antes el negocio era tan bueno, uno podía cometer errores. Hoy el margen de ganancia es mínimo, entonces cualquier error que se cometa se siente mucho más. Por lo que si uno se va a una zona nueva a probar, debe tener en cuenta tanto la producción agrícola como la reingeniería del negocio. Vos podés saber sembrar soja perfectamente en tu zona de desarrollo pero desconocés los problemas de leyes, caminos, suelo y/o clima de ese nuevo mundo. Entonces, todo lo que hiciste bien agrícolamente, lo podés perder en un segundo. Ser local pasa a ser una ventaja fundamental”, manifiesta Luis.

A&T está afincado en Uruguay con una sucursal denominada “A&T Uruguay S.R.L.”, lo que los convierte en locales tanto en Argentina como en Uruguay.

¿Por qué se recomienda seguir invirtiendo?

Luis Artigue comenta: “San Bartolomé es confiable. Nosotros hoy tenemos el 70% del capital colocado en Uruguay pero es algo que lo manejamos a criterio nuestro. Es decir crecemos en el país que corresponda según lo ameritan las circunstancias. Lo importante es ser elástico, adaptarse a los cambios. Cada año analizamos la situación macroeconómica y el clima, y el hecho de ser locales en ambos lugares, nos permite ser permeables y adaptarnos rápidamente”.

A&T ofrece la posibilidad de diversificar la inversión en dos países. Eligió a Uruguay como país alternativo de desarrollo por su estabilidad política, el hecho de no tener retenciones, porque su economía se maneja en dólares con lo cual todo se torna muy previsible y por último, porque el clima de los últimos años ha sido excelente.

Para el director de A&T,  el negocio del pool de siembra no se acabó, aunque sí comprende que hay que readaptarlo. “Nosotros repensamos el negocio todos los años. Entiendo que a partir de ahora pueden ser otros los actores; sin embargo, el negocio de la siembra no se va a acabar porque lo que producimos siempre va a ser demandando. Será necesario adaptarse pero el negocio continuará. Los que estemos permanentemente pensando en el negocio, somos los que vamos a responder más rápidamente a las nuevas situaciones que se van presentando.”


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *