A&T sugiere algunas estrategias que el productor debe plantearse de cara a la campaña 15-16:

Planificación y presupuestación

Antes planificar implicaba determinar cuántas hectáreas  sembrar de cada cultivo contemplando el clima y el mercado; hoy existen más variables a considerar: saber qué pasa en el mundo, mantenerse permanentemente informado sobre el contexto político-económico argentino, interpretar cómo los acontecimientos impactan en los mercados, etc. En la actualidad, por ejemplo, si el productor analiza la posibilidad de sembrar maíz; primero deberá definir si es conveniente hacerlo ahora o en diciembre, cuando ya sepa qué Presidente tendrá el país, si quitarán o no las retenciones, o si Argentina devaluará, etc. A su vez, de la mano de un asesor técnico, deberá examinar los costos para sembrar cada cultivo, hacer ajustes que no disminuyan su nivel de producción y definir cómo va a ser la estructura tecnológica. El foco es discutir y analizar todas las variables que inciden en cada cultivo. En el contexto actual es fundamental adaptarse a nuevas tecnologías. Sin embargo, como existe una gran diversidad, los productores deben concentrarse en aquellas que mejoran el resultado económico. Por más espectacular que sea un dron no va a mejorar la rentabilidad del negocio.  En cambio, existen cuestiones de manejo que pueden resolverse con un asesor y mejorar así el margen.

Agricultura de precisión

Para tener más alternativas para ajustar sus costos y mejorar sus márgenes, es recomendable manejar su campo, ambiente por ambiente, a través de agricultura de precisión. Aquel que no ha trabajado hasta la fecha con esta tecnología, no queda afuera. Seguramente, y aunque no tenga mapas de rinde de sus lotes, podrá encontrar un equipo de técnicos que lo ayuden a tomar decisiones.

Monitoreo de plagas y enfermedades

Muchísimos productores continúan trabajando sin un técnico que los ayude a monitorear plagas y enfermedades; fumigan según lo que hace el vecino, lo que les sugirió el distribuidor o según lo que indican en el canal rural. Como consecuencia, muchos se presentan a comprar insumos intentando “apagar un incendio” de algo que ya les produjo pérdida. Estar asesorado implica contar con una estrategia para actuar a tiempo y combatir las plagas y enfermedades, evitando deficiencias en el resultado económico.

Monitoreo de malezas

Hoy se ha duplicado el costo de control de malezas en soja. Por lo que es recomendable planificar cómo se va a monitorear, qué productos se van a utilizar, cuándo se aplicarán, etc. Además, es preciso tener en cuenta que muchos de los productos que se emplean para “rescatar” los cultivos, pueden generar fitotoxicidad; lo que implica un resultado económico menor al gasto.

Diagnóstico de fertilización

Actualmente, podemos encontrar una gran cantidad de productores que no fertilizan y otros tantos que sí lo hacen pero en todo su campo por igual, sin siquiera hacer análisis de suelo. En buenos tiempos agrícolas, quizás se fertilizaba mal pero igual se ganaba dinero, hoy se puede perder mucho. El diagnóstico es importante para saber qué zona tengo que fertilizar y con qué producto, pero además para evitar zonas en las que no tengo que hacerlo y así reducir costos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *