Luis Artigue, socio fundador de la empresa, y Hernán Bocco, Gerente de Producción Agrícola, sintetizan la situación productiva y comercial que están afrontando con el cultivo del trigo:

El clima benigno durante el invierno y primavera 2014 ha posibilitado que “en general” los trigos de la pampa húmeda argentina y la zona agrícola uruguaya estén desarrollándose satisfactoriamente; pero este análisis merece algunas consideraciones en particular según sea la región de que se trate.

En Argentina como consecuencia de las excesivas lluvias del otoño 2014, aún hay zonas inundadas o muy anegadas que no pudieron sembrarse. Incluso antes de finalizar octubre copiosas lluvias han vuelto a inundar vastos sectores, principalmente en la provincia de Buenos Aires.

Por otra parte los lotes cercanos a las zonas inundadas en los que los niveles de agua bajaron, tienen la napa freática muy cerca de la superficie.

Los pronósticos climáticos anuncian lluvias abundantes para los meses de noviembre y diciembre, y esta combinación de factores complicará la cosecha en las zonas cuyas napas estén tan cerca.

En estos casos recomendamos en este año en particular tener muy “aceitada” la logística de cosecha, con la intención de levantar cuanto antes la producción antes que futuras lluvias se lo impidan por anegamiento de los campos propios o por inundación de caminos contiguos.

Lamentablemente los bajos precios que se avizoran no alientan al productor a entregar la mercadería con “precio hecho”, pero aún así deberá ser primordial anticiparse a las lluvias pronosticadas negociando del mejor modo posible. Habrá que pactar cuanto antes los costos de secada y flete, porque probablemente convenga cosechar con humedad antes que dejar que una nueva inundación lo impida.

En los casos en que el anegamiento no sea un problema, habrá que analizarlo de otro modo, caso por caso, puesto que los costos de secada y flete incidirán como nunca ante el escenario actual de precios deprimidos.

En Argentina si bien el Gobierno Nacional anuncia que podría flexibilizar la apertura de exportaciones, creemos que en caso de ocurrir, esto se dará de una manera gradual, lo cual hará que una vez más ese beneficio no llegue a mejorar el precio a percibir por los productores.

El escenario no será fácil en esta oportunidad, habrá que estar despierto.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *