«Muchas veces el mapeo te hace ver que tu campo no es cómo vos creías que era».

Rafael es cliente de A&T desde hace más de una década y tiene contratados múltiples servicios que le permiten tener una visión integral del negocio de sus campos.
Anualmente cuenta con el asesoramiento técnico del Ingeniero Guillermo Pariani (director y socio fundador de A&T) y del Ingeniero Hernán Bocco (gerente del área de Producción), que en forma conjunta con el equipo contable y productivo de Roble Nuevo, confeccionaron el planeamiento estratégico de las distintas campañas y su posterior seguimiento. Además, recibe una dirección técnica con recorridas quincenales que permiten el análisis de la situación y las correspondientes recomendaciones.
Alrededor del 2002, en la búsqueda de una empresa o persona especialista en agricultura por ambientes, tomó conocimiento de la existencia del Departamento Técnico de A&T. A medida que el tiempo fue pasando, Rafael encontró soluciones y fue sumando más servicios a su inquietud inicial: análisis de mapas de rendimiento, monitoreo de plagas y enfermedades, y por último, el servicio completo de agricultura de precisión.

¿Cuándo empezaste a pensar en agricultura por ambientes?

Antes de contratar a A&T nos dábamos cuenta que los lotes estaban dibujados en un plano y luego llevados al campo. Esos lotes eran cuadrados y, por ejemplo, tomaban mitad de un bajo y mitad de una loma. Empezamos a ver que la loma de un lote se parecía más con la loma del lote de al lado. Entonces quitamos los alambrados, buscamos ambientes parecidos y redibujamos. Esto lo empezamos a hacer con el CREA y luego lo seguimos haciendo con A&T. El grado de detalle hasta el que querés llegar, está de la mano de tu capacidad operativa; hoy con el Departamento Técnico continuamos mapeando y redibujando.

¿Por qué crees que es importante hacer mapas de rendimiento?

Porque cuando haces mapeo lo primero que te sorprende es la diversidad de tu campo, lo que vos creías que era parejo, no lo es. Muchas veces el mapeo te hace ver que tu campo no es cómo vos creías.
A partir de los mapas te haces muchas preguntas, porque un mapa te dice: “acá rinde más y acá menos”, entonces la pregunta pasa a ser: “¿por qué?”. Cuando buscás las respuestas, empezás a hacer agricultura por ambientes y después, de precisión. Lo que tiene mayor impacto es hacer el mapeo y buscando las respuestas, aparecen las demás tecnologías y servicios.

¿Qué haces en agricultura de precisión con A&T?

Por lo general repetimos los mismos servicios todas las campañas. Ellos filtran y depuran los mapas de rendimiento. En base a eso, en trigo, a veces hacemos reposición variable de fósforo. En maíz hacemos densidad variable y hacemos fertilización fosforada y nitrogenada variable. En soja, no hacemos agricultura de precisión, pero sí hacemos agricultura por ambiente y lo manejamos con Hernán y Guillermo.

¿Ves a la realización de ensayos como un costo?

No es tanto económico, es operativo. Pero vale la pena. No hay que hacer ensayos por que sí, hay que hacerlos según las preguntas que surgen de los mapeos. Las respuestas hay que buscarlas por ambientes y por un período de tiempo, 2 o 3 años. Tampoco es que mi campo es un INTA.

¿Qué otro servicio crees que es fundamental hacer?

Monitoreo es de suma importancia. Es algo que no requiere de un gran intelecto pero sí de perseverancia y orden. Si lo hiciese yo, creo que estaría desperdiciando mi tiempo. Y cuando viene el verano, entre los chicos y el calor, te relajas, lo cual puede tener un impacto negativo. Cuando vos tenés a alguien contratado que tiene rutina y orden, que te envía informes, te da solvencia y cometes menos errores. En A&T, son prolijos, respetan los protocolos, tienen rutina, son bastante estrictos. Incluso sabés que van porque siempre te mandan por mail el informe. Tenés que tener confianza en la empresa que contratás.

¿Notas la diferencia de una campaña en la que implementaste este conjunto de servicios a otra en la que no los tenías?

Sí y se paga. Lo que en definitiva buscás es el costo de la tonelada producida porque a veces buscar más rendimiento en una loma, es perder plata. En algún lugar de tu campo, te va a convenir producir más toneladas y en otro menos, y así vas a gastar menos. La tecnología te ayuda a hacerte la pregunta correcta y a darte las respuestas correctas.

¿Sentiste el impacto económico aplicando estos servicios y/o medidas?

Sí, hay un impacto importante, pero para mí cuantificarlo, es difícil. El equipo Técnico tiene ensayos hechos y nos han mostrado la diferencia perfectamente.

¿Le recomendarías a otro productor agropecuario contratar tus mismos servicios?

Depende mucho de la personalidad del productor. Es peligroso hacerlo si uno no está convencido. Pero es más peligroso no saber lo que uno se está perdiendo de ganar o está perdiendo, por no aplicarlo. Yo siempre recomiendo que comiencen por mapeo. Es fundamental, no requiere demasiado esfuerzo del productor y eso te abre los ojos porque la diversidad por lo general es mucho más de lo que la gente cree.
Hay una barrera cultural que es pensar que la gente que uno tiene trabajando en su campo, no está capacitada para meterse en esas cosas. Me acuerdo que una vez un tipo me dijo: “mirá a tu empleado y fíjate qué celular tiene; seguramente tiene un Smartphone o un teléfono mucho más complejo que el tuyo. Si ese flaco maneja ese teléfono, está capacitado para cualquiera de las máquinas que le pongas”. Si tus empleados tienen entre 30/35 años o menos, están todos capacitados. Vos ves los equipos de agricultura de precisión y son todas pantallas táctiles, como cualquier teléfono.

¿Cuál es la ventaja que encontrás en contratar a A&T campaña a campaña?

Yo estoy cómodo así. A mí me gustan las decisiones entre varios y cuando entre todos podemos interactuar, me siento más tranquilo. Tengo una mirada integral del negocio.
Además, A&T se mantiene actualizado y capacitado siempre y como tienen muchos integrantes por equipo, cuando alguno se ausenta, te mandan a otro que tiene un entrenamiento parecido. A mí me tranquiliza.
Estoy muy conforme con A&T. En cuanto al asesoramiento técnico de Guillermo y Hernán, fuimos construyendo la forma de trabajar. Todos ponemos pasión y garra, y a veces hay hasta chispazos pero cada vez se articula mejor. Con el Departamento Técnico pasa lo mismo. Vamos charlando todo el tiempo y se van armando los criterios de trabajo.

¿Ves al productor más propenso a adoptar una agricultura tecnológica o considerás que en la zona hay más productores que optan por la agricultura tradicional?

Algunas cosas entran más de golpe que otras. La tecnología se va metiendo en todos lados. Por ejemplo: los pilotos automáticos se adoptaron muy de golpe en los últimos 4 o 5 años. El monitor de siembra empezó siendo un monitor espacial y hoy un gran porcentaje lo tiene y pasa a ser algo normal.

¿A&T sabe cuáles son las tendencias o las nuevas tecnologías y te las proponen?

Sí, pero me las proponen con prudencia. Creo que es porque me conocen. En mi caso, las cosas nuevas las llevamos a ensayo, buscamos cosas que tengan un par de años de verificación. Los ingenieros pueden recomendarme cosas o yo preguntarles y me van diciendo qué tal es, si lo aplico o no. Ellos vienen con novedades y las discutimos. Es una interacción constante entre ellos y la persona que toma decisiones dentro del campo, ya sea yo o el encargado.

¿Sabes de otra empresa que brinde los mismos servicios que A&T?

No, una empresa que tenga de manera integral todos los servicios, no. No hay una empresa como A&T que tenga tantos departamentos y servicios. Quizás tenés alguno que haga el servicio de monitoreo o el servicio de mapeo, pero de modo aislado. Tampoco he buscado porque estoy conforme.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *