Luego de la cosecha de uvas blancas y ya con la cosecha de tintas en plena marcha, se estiman muy buenos rindes  aunque los precios continúan estancados.

Por otra parte, la realidad económica nos enfrenta al abandono del negocio por parte de muchos viñateros, productores pequeños; sin embargo, existen nuevos inversores que en virtud de aprovechar la coyuntura ingresan al negocio con la compra de activos a bajos precios.

La crisis en el sector vitícola se ha transformado en una amenaza para algunos y una oportunidad para muchos otros.

¿Alguna vez vio una cosechadora mecánica trabajando en un viñedo?

Haga clic para ver el video


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *